El crimen, conocido como “el crimen de la farola” ocurrió en 1965. Piedad, una niña de Murcia de entonces tan sólo 12 años de edad, mató a cuatro de sus hermanos pequeños, de quienes tenía que hacerse cargo. En menos de un mes, cada 3 o 4 días, fallecía uno de los niños.

El escenario, una vivienda humilde ubicada en el Carril de la Farola de la capital murciana. Allí residía un matrimonio con diez hijos, el formado por Andrés Martínez del Águila y su esposa, Antonia Pérez, quien, en el momento de los hechos, estaba embarazada.

Juan Rada. Investigador – escritor – director periódico “El Caso” nos cuenta como vivió ” El Crimen de la Farola “

Deja un comentario