L´ACCABADORA

L´ACCABADORA

         Vagamente recordaba una historia parecida a la que me he encontrado mientras  estaba sumergido entre archivos y documentos históricos. Ya de adolescente, cuando comencé a interesarme por estos temas, recuerdo leer algo sobre un “personaje” parecido al que les hablaré a continuación, aunque no recuerdo si era respecto a la Región de Murcia u otro lugar fuera de nuestro territorio.
          Entiendo, que la forma de pensar de antaño era muy distinta a cómo la vemos y entendemos en la actualidad, que muchas historias, acciones, hechos no podrían ser “encajadas” en nuestra sociedad de hoy día. Por lo que hay que retroceder en el tiempo y pensar como lo hicieron nuestros antepasados, aunque no muy lejanos en el tiempo, llegando así a entender o al menos empatizar, si se puede llamar así, al hecho de lo que estos “personajes” realizaban en un tiempo no muy lejano.
         Mis investigaciones están centradas ahora en la búsqueda de algún personaje parecido o de este tipo de actos, “actos caritativos” en nuestra Región de Murcia. Les cuento.

       Es conocida la historia de L´ACCABADORA en Gallura, al noreste de Cerdeña. Ghjuanni Maria, un vecino de esta localidad, cuanta como su abuelo le contó la historia de una mujer que ayudaba a los moribundos a morir. 

       Hablamos de finales del S-XIX principios del S-XX. Las familias menos pudientes de aquel enfermo del que nada se podía hacer por él, en un acto piadoso y de no alargar el sufrimiento de éste la familia hacía llamar a esta mujer.

       De noche y manteniendo su “ritual de la muerte” tras ser avisada acudía de noche al domicilio, ataviada con ropaje negro y largo. Tapado el rostro entraba en la habitación del moribundo, portando un gran martillo de madera para dar su “golpe de gracia” y acabar así con la agonía del enfermo, quien al ver su entrada en la habitación sabía el final que le deparaba.

     Hacía salir a los familiares para quedar a solas en la habitación, sentándose al lado del enfermo, rezaba un rosario y tras él unos pequeños cantos parecidos a nanas de bebé. Finalmente se ponía de pie y con su gran martillo de madera realizaba su “acto piadoso” daba su “golpe de gracia”. Un gran golpe en la frente o en la cabeza era suficiente para acabar con aquel sufrimiento. 
       Tras aquel acto, abandonaba la casa en silencio y de puntillas mientras los familiares le agradecían su “acto”. Esa era L´accabadora.

¿Conoces alguna historia parecida o personaje en la Región de Murcia?

Mariló Orenes & Valentín Sarabia

“Soy uno que ayuda a morir. Fui comisionado por Dios. Mi última intervención fue hace unos meses … “

Testimonios

“Estaba oscuro, la habitación estaba iluminada por una lámpara con aceite de lentisco, la incaderara entra a la casa, encuentra la puerta abierta, se sienta al lado de la cama, acaricia la cabeza del difunto para morir, el rosario le canta, luego uno de los muchos nenie (nanas)  como las que solían dormir a los niños. Finalmente un golpe seco en el cráneo, con su herramienta envuelta en una gruesa y negra orbace”.

Deja un comentario