Resulta difícil no pararse a mirar con detenimiento ambas fotografías. Ancianos asilados en el edificio de las Siervas de Jesús de Cartagena sobre el año 1930. Sólo hace falta observarlas con detenimiento.

EDIFICIO SIERVAS DE JESÚS (CARTAGENA)


Las monjas “Siervas de Jesús” estaban dedicadas a la atención y cuidado nocturno de enfermos en sus propios domicilios. Cuidaban de las personas que necesitaban cuidado y vigilancia permanente, ayudando a los familiares del enfermo en el descanso tras sus cuidados diarios.

Tras ponerse el sol, se abría la puerta del convento saliendo así las monjas hacia sus destinos. Con amplios hábitos negros y siempre en parejas, comenzaban a realizar su recorrido diario a los distintos domicilios,permaneciendo toda la noche junto el cabecero de la cama del enfermo.

A finales del siglo XIX y principios del XX, las vocaciones religiosas estaban en todo su apogeo, lo que hizo crecer las órdenes religiosas, tanto de mujeres como de hombres. Pero con el paso de los años y las duras misiones de las monjas “Siervas de Jesús” hizo que las vacantes se redujeran, lo que llevó al cierre definitivo del edificio el 15 de marzo de 1971.

El edificio, pese a su historia patrimonial, y estar en un avanzado estado de ruina fue demolido en 2001